web analytics
Marketing en las Redes Sociales


Emprendedores

febrero 13, 2013

Vídeo TED: Elizabeth Gilbert, alas para la creatividad

More articles by »
Written by: Carlos Chen
Etiquetas:
Elizabeth Gilbert



  • Follow Me on Pinterest



  • Follow Me on Pinterest

Elizabeth Gilbert es una escritora que venció las crisis de la edad media realizando un sueño secreto que muchas personas tienen. Ella viajo a Italia, India y Indonesia escribiendo una memoria líder en ventas "Eat, Pray, Love". Este libro trata sobre el proceso de encontrarse a si misma dejando el hogar.

El resultado de esto es que muchas personas comenzaron a preguntarle "¿No tienes miedo de que nunca puedas superar este éxito? ¿No tienes miedo de que vayas a continuar escribiendo toda tu vida y nunca más vayas a crear un libro que le importe a alguien en el mundo, nunca jamás?"

Aquí el vídeo si deseas verlo, en todo caso abajo dejo una breve transcripción del vídeo si no tienes  tiempo para ver el vídeo.

 

Resumen del vídeo

Sin embargo ella recuerda que hace más de 20 años cuando empezó a escribir las personas le preguntaban algo muy similar: "¿No tienes miedo de que nunca vayas a tener éxito? ¿No tienes miedo de que la humillación del rechazo te mate? ¿No tienes miedo de trabajar toda tu vida en este arte y de que nada vaya a salir de eso y de que morirás sobre una pila de sueños rotos con tu boca llena de la amarga ceniza del fracaso?"

Lógicamente su respuesta corta a todas ésas preguntas es, "Sí." Sí, tengo miedo de todas esas cosas. Y siempre lo ha tenido. Esta es la razón por la cual los escritores y las personas creativas tienen la reputación de ser enormemente inestables mentalmente. Por eso la historia registra las muerte de mentes creativas jóvenes que fallecieron en el siglo XX.

Por esa razón Elizabeth Gilbert comenzó a buscar una protección psicológica de protección, que distancie su ansiedad natural sobre lo que será la reacción a lo que escriba, de ahora en adelante. Y no estar tan preocupada por el éxito o como sus libros serán juzgados por su primer éxito.

Esa búsqueda la ha llevado a la antigua Grecia y a la antigua Roma. En la Grecia y Roma antiguas, la gente no creía que la creatividad venía de los seres humanos. Ellos creían que la creatividad era este espíritu asistente divino que venía a los humanos de una fuente distante y desconocida. Los griegos llamaron a estos espíritus divinos asistentes de la creatividad, "daimones." Sócrates, popularmente se creía que tenía un daimon que le hablaba con sabiduría desde lejos. Los Romanos tenían la misma idea, pero llamaban a este espíritu creativo incorpóreo un genio. Lo que es genial, porque los Romanos no creían que un genio era un individuo particularmente inteligente. Ellos creían que un genio era este tipo de entidad mágica y divina, que se creía, vivía, literalmente, en las paredes del estudio de un artista, algo así como Dobby el elfo domestico, y que salía y asistía invisiblemente al artista con su trabajo y daba forma al resultado de ese trabajo.

Este constructo psicológico que tenían los antiguos los protegían de los resultados de su trabajo. Así el artista antiguo estaba protegido de ciertas cosas, como: el narcisismo. Si el trabajo era brillante no te podías atribuir todo el mérito por él, todos sabían que tuviste este genio incorpóreo que te había ayudado. Si tu trabajo fracasaba, no era totalmente tu culpa, porque en esa época todos sabían que tu genio era algo débil. Y eso es lo que la gente pensaba sobre la creatividad en Occidente por mucho tiempo.

Entonces llegó el Renacimiento y todo cambió,  tuvimos esta gran idea, y la gran idea fue vamos a poner al ser humano individual en el centro del universo sobre todos los dioses y misterios, y no hay más espacio para criaturas místicas que toman dictado de lo divino. Fue el principio del humanismo racional, y la gente empezó a creer que la creatividad venía completamente del individuo mismo. Y por primera vez en la historia, empiezas a escuchar a gente referirse a este o aquel artista como si fuera un genio en vez de tener un genio.

Elizabeth Gilbert considera que eso fue un gran error. Permitir a alguien, una simple persona crea que él o ella es como, el contenedor, como la fuente, la esencia y el origen de todo misterio divino, creativo, desconocido es quizá demasiada responsabilidad para una frágil psique humana. Es como pedirle a alguien que se trague el sol. Deforma y distorsiona egos, y crea todas estas expectativas inmanejables sobre el rendimiento. Y creo que la presión de eso ha estado matando a nuestros artistas los últimos 500 años.

Elizabeth Gilbert narra su encuentra con la extraordinaria poetisa norteamericana Ruth Stone, que está ya en sus 90 años, pero ha sido una poetisa toda su vida y le dijo que cuando crecía en su Virginia rural, ella cuando trabaja en el campo, sentía y oía un poema que venia hacia ella desde el paisaje. Y dijo que era como un atronador tren de aire. Y vendría hacia ella descontroladamente sobre el paisaje. Y lo sentía venir, porque la tierra temblaba bajo sus pies. Ella sabía que solo tenía una cosa que hacer en ese momento, "correr como una endemoniada." Y corría como una endemoniada a la casa y era perseguida por este poema, y lo que debía hacer era conseguir un pedazo de papel y un lápiz lo suficientemente rápido para que cuando tronara a través de ella, lo pudiera recoger y atraparlo en la página. A veces no era lo suficientemente rápida, así que ella estaría corriendo y corriendo, y no llegaría a la casa y el poema la atropellaría y ella lo perdía. Pero ella dijo que ese poema seguiría avanzando sobre el paisaje, buscando,  "a otro poeta." Y a veces existían estas ocasiones (esta es la parte más memorable para Gilbert) dijo que existían momentos en los que ella casi lo perdía. Así que, está corriendo a la casa y buscando el papel y el poema la pasaba de largo, y ella agarraba el lápiz justo mientras pasaba por ella, y entonces ella dijo, era como si lo hubiera alcanzado con su otra mano y lo hubiera atrapado. Atrapaba el poema por la cola, y lo tiraba hacia atrás dentro de su cuerpo mientras lo transcribía en la página. Y en estas ocasiones, el poema aparecía en la página perfecto e intacto pero al revés, de la última palabra a la primera. Así que cuando escuché esta histora pensé -- que extraño, así es exactamente mi proceso creativo.

En otra historia Elizabeth recuerda la entrevista al músico Tom Waits, a quien ella entrevisto hace algunos años para una revista. Tom, por la mayor parte de su vida ha sido el ejemplo del atormentado artista moderno contemporáneo, intentando controlar y manejar y dominar estos impulsos creativos incontrolables que están totalmente interiorizados.

Cuenta Tom que al volverse más viejo, más tranquilo. Un día estaba conduciendo en la autopista en Los Ángeles y fue entonces cuando todo cambió para él. Está conduciendo, y de repente escucha este pequeño fragmento de melodía, que viene a su cabeza como llega la inspiración a menudo, evasiva y sugerente, y la quiere, ustedes saben, es hermosa, y la añora, pero no tiene manera de conseguirla. No tiene un pedazo de papel, no tiene un lápiz, no tiene una grabadora.

Así que empieza a sentir esa vieja ansiedad crecer en él así como, "Voy a perder esta cosa, y entonces esta canción me va a atormentar para siempre. No soy lo suficientemente bueno, no puedo hacerlo." Y en vez de caer en el pánico, se detuvo. Detuvo el proceso mental completo e hizo algo completamente novedoso. Simplemente miró al cielo, y dijo, "Disculpa, ¿no ves que estoy conduciendo?" "¿Te parece que puedo escribir una canción ahora? Si realmente quieres existir, regresa en un momento más oportuno cuando me pueda encargar de ti. Sino, ve a molestar a alguien más. Ve a molestar a Leonard Cohen."

Y su proceso de trabajo cambió por completo después de eso. No el trabajo, el trabajo aún era a menudo tan oscuro como siempre. Sino el proceso, y la pesada ansiedad a su alrededor fue liberada cuando tomo al genio, y lo saco de su interior donde solo causaba problemas, y lo liberó de vuelta al lugar del que vino, y se dio cuenta que no tenía que ser una cosa interiorizada, atormentadora. Podía ser esta colaboración peculiar, magnífica, extraordinaria tipo de conversación entre Tom y la extraña cosa externa que no era precisamente Tom.

Así que cuando Elizabeth Gilbert oye esa historia, empieza a cambiar un poco la manera en que yo trabajaba, y ya me salvó una vez. Esta idea me salvó cuando estaba escribiendo "Eat, Pray, Love," y caí en uno de esos pozos de desesperación en el que todos caemos cuando trabajamos en algo y no está funcionando y empiezas a pensar que va a ser un desastre, que va a ser el peor libro jamás escrito. No solo malo, sino el peor libro jamás escrito. Y empecé a pensar que debería de dejar el proyecto. Pero me acordé de Tom hablandole al aire y lo intenté. Así que levante mi cara del manuscrito y dirigí mis comentarios a una esquina vacía del cuarto. Y dije en voz alta: "Escucha tú, cosa, ambos sabemos que si este libro no es brillante no es enteramente mi culpa, ¿verdad? Porque puedes ver que estoy poniendo todo lo que tengo en esto, no tengo nada más. Así que si quieres que sea mejor, tienes que aparecer y cumplir con tu parte del trato. OK. Pero si no lo haces, sabes, al diablo con esto. Voy a seguir escribiendo porque es mi trabajo. Y quisiera que quede reflejado hoy que yo estuve aquí para hacer mi parte del trabajo."

El mensaje final del vídeo que verás al final de este resumen es: Solo haz tu trabajo. Continúa presentándote para hacer tu parte, sea cual sea. Si tu trabajo es bailar, haz tu baile. Si el divino, absurdo genio asignado a tu caso decide dejar que se vislumbre algún tipo de maravilla, aunque sea por un momento a través de tus esfuerzos, entonces "¡Olé!" Y si no, haz tu baile de todas formas. Y "¡Olé!" para ti, de todas formas. Creo en esto y siento que debemos enseñarlo. "¡Olé!" a ti, de todas formas, solamente por tener el amor y la tenacidad humana de continuar intentándolo.

 



About the Author

Carlos Chen
Asesor y consultor de comunicación digital, con amplia experiencia en marketing, redes sociales, contra marketing y aplicación de la tecnología en los negocios. Trabajo en estos 2 últimos años en el equipo de campaña del Presidente Electo para el 2014-2019 en Panamá. Perfil de Carlos Chen en Google Plus






 
Más en Motivacion & Coaching (3 de 37 artículos)
473px-Helen_Keller_with_Anne_Sullivan_in_July_1888


Helen Keller fue una de las mujeres más destacadas de ...